2013/12/17


EL COMITÉ INFORMA
CALENDARIOS
Tras la reunión de hoy con la empresa no hay acuerdo del comité con la empresa en el tema de calendarios.
Por lo tanto, la empresa publicará los calendarios correspondientes a cada sección o departamento, pero estos no son fruto de un acuerdo con el comité de empresa. Desde el comité no podemos aprobar unos calendarios, que si bien pueden atenerse o no a los criterios establecidos por el convenio, pero que en la práctica suponen calendarios a la carta según el puesto de trabajo.
Y para no admitirlos se unen varios factores:
ERE. La aplicación del ERE estos últimos días del año es inadmisible. Se aplica el ERE incluso en secciones a 4 relevos o en las que se meten horas extras casi todos los fines de semana. Por mucho que a última hora se haya querido maquillar esto. Se está racaneando.
Arranque con calendarios partidos, en el que se consigue que en todas las líneas, células, departamentos o secciones se asegure un mínimo de gente el día 7 de enero, aunque el arranque oficial sea el día 13. Y aunque la empresa diga que el motivo es la puesta a punto del VS20, aquí no vemos otra cosa que un arranque encubierto el día 7, apoyado con hora extras. A estas alturas no nos creemos nada.
Hora extras. Es inadmisible que en una coyuntura de ERE y de inicio tardío del calendario laboral anual, se pidan la cantidad de horas extras que se están pidiendo.

En estas condiciones de ERE, calendarios a la carta (hasta 17 calendarios distintos) y horas extras este comité no puede validar estos calendarios. Y tampoco hemos entrado muy a fondo a estudiarlos al detalle, sería entrar en la trampa de aceptarlos tal y como están.
Por lo tanto, nuestra petición es clara, que todos y todas empecemos el día 7 y nos dejemos de inventarnos calendarios a la carta que terminan creando diferencias para ahorrar cuatro duros que se van con las horas extras. La empresa no lo acepta.
Por no hablar del periodo vacacional. Es cierto que el calendario del cliente principal establece vacaciones desde la última semana de junio hasta la primera de agosto y que esto condiciona totalmente nuestras vacaciones. No lo dudamos, pero nuestro convenio establece que “preferentemente” y en la medida que sea posible sean continuas y en un periodo concreto, y somos conscientes que en muchos casos no será posible, pero si pedimos un mayor esfuerzo a la empresa para que se acerquen lo máximo a esas condiciones preferentes que establece el convenio. A corto, este tema vacacional tampoco nos preocupa, ya que las definitivas se establecerán 2 meses antes de su disfrute, pero ya indican una postura por parte de la empresa.
¿Y ahora qué? El convenio dice que los calendarios serán de mutuo acuerdo, pero la experiencia nos dice que ante desacuerdos y procesos de este tipo, si no median grandes conculcaciones de la normativa, la empresa siempre termina imponiendo su calendario.
Pero también tenemos claro, que si queremos, la fuerza radica en nosotros y nosotras. Llevamos tiempo hablando del problema organizativo fruto de racanear con los medios (humanos y técnicos) y este es un ejemplo más. Y tenemos claro que la empresa tapa ese déficit organizativo porqué se siente fuerte, ya que desgraciadamente sabe que hay trabajadores y trabajadoras dispuestos a meter todas las horas extras posibles y así se tapan las miserias.
Sabemos que esto no es muy popular decirlo, pero si pedimos una reflexión a todos y todas. Hay hechos circunstanciales e imprevistos que provoquen el meter horas (averías, fuerza mayor…etc.), pero este tema ya se ha desmadrado (por no hablar del dinero) y está sirviendo para tapar el caos organizativo. Ese es el gran arma de la empresa,¿ para qué va activar relevos o crear equipos si siempre tiene gente dispuesta?.
Solo pedimos reflexión.
Abadiñon, abenduaren 17an

iruzkinik ez: