2007/11/07

754 euskal preso politikok osatzen dute EPPK

5 iruzkin:

E-bizkaia erabiltzaileak esan du...

Bizitza osorako zigorra

«Heriotza zigorra ezarri nahi digute; hori da nire beldurra, jasaterik izango ote dudan»


Fernando Etxegarai
Bilatzeko eta atxilotzeko agindua duen herritarra
Fernando Etxegaraik 20 urte eta bederatzi hilabete igaro ditu Estatu espainoleko espetxeetan preso. Urtarrilean berreskuratu zuen askatasuna zigor osoa bete ostean, baina Auzitegi Nazional espainolak, Auzitegi Gorenak ezarritako doktrinari jarraiki, bilatzeko eta atxilotzeko agindua eman du bere aurka. Ongi ezagutzen ditu espetxeetako bizi baldintzak, eta kartzelara bueltatzeak «beldurtu» egiten duela aitortu du; lau urte gehiago jasango ote dituen galdetzen dio bere buruari.

GARA

Hogei urte espetxean igaro ondoren, atxilotzeko agindua ezarri diote Etxegarairi; horrek ez dio hala ere, Euskal Herriaren aldeko borrokan duen konfiantza zapuztu. Espetxe politikak, presoak «suntsitu eta birrintzeko» xedea duela salatu du eta borrokan jarraitzeko deia ere egin du.

Urtarrilean berreskuratu zenuen askatasuna eta orain bilatzeko eta atxilotzeko agindua ezarri dizute. Nola uler daiteke neurri hori?

Kalera atera nintzen eguna izugarria izan zen, familiaren poza, ongietorria... Hasiera batean kezkatuta nengoen, egunak nire askatasunari helegitea jarriko ote zioten beldurrez igarotzen nituen. Abokatua naiz, eta badakit epe bat dagoela errekurtsoa aurkezteko, fiskalak ere helegitea aurkez zezakeela banekien. Denborak aurrera egin ahala lasaitu egin nintzen. Bi hilabete geroago ordea, Auzitegi Nazional espainoletik auto bat bidali zidaten, nire askatasunaren inguruan akatsak zeudela esanez. Lau urte eta hiru hilabete betetzeko falta zitzaizkadala zioen bertan. Nire bizitzan gauza arraroak ikusi ditut baina horrelakorik ez. Ni abokatua izanik espetxean neu nintzen kideei helegiteak aurkezten laguntzen niena, eta helegitea epez kanpo aurkezteagatik makina bat aldiz esan digute ezinezkoa zela ezer egitea. Orain ordea, haiek nahi dutenean, eta nahi duten moduan, egiten dituzte gauzak.

Atxilotu nindutenean bete beharreko zigorra 30 urtekoa zen; alta, zigor kode berriarekin gehienezko espetxe zigorra 25 urtetan ezarri zidaten; hori bai erredentziorik gabeko 25 urte, baina une horretara arte lortutako erredenzioak mantentzen zizkidaten. Hortaz 20 urte eta bederatzi hilabeteko espetxe zigorra ezarri zidaten, hain justu, urtarrila bitarte bete nuena. Baina orain Parot jurisprudentzia agertu da.

Nire auzian bi elementu nahasten dira. Printzipio guztien kontra eta epez kanpo hartutako erabaki bat eta «Parot doktrina», nitaz gain kolektiboko kide askoren kontra ezarritako zigorra.

Eta etorkizunean zer gerta daiteke?

Ez dakit zer gerta daitekeen, helegite bat jarri dugu, baina ez dut inongo konfiantzarik hortik etor daitekeenaren gainean. Lehenengo Auzitegi Nazionalak ebatzi beharko du helegitea, erabakia hartu duen epaitegiak, eta hortik aurrera Auzitegi Gorenera jo beharko dugu. Aurrenekoarekin hiru hilabete gutxienez igaro daitezke, eta bigarrenarekin nahi dutena igaro daiteke. Gainera, hori erabaki arte barruan egon beharko nukeela diote. «Parot doktrina»ren aurrean, protesta eta aurre egitea da dagoen bide bakarra. Bide juridikoek zer emango duten badakigu, ezin dugu horretan jarri gure konfiantza.

Zein helburu ezkutatzen dira Auzitegi Goreneko doktrinaren atzean?

Urteak pasa ahala, gutariko asko kalera irtengo ginela ohartu ziren, eta hori eragotzi nahi zuten, bitarteko zibil zein militarren bidez. Ukazio horren elementu argigarriena «Parot doktrina» da. Kode Zaharraren arabera epaitutako presook geure kondena bete ahala erredentzioen bidez zigorra murriztu dezakegu. Hogei bat urtez iraun du kode horren baitako funtzionamenduak. Ondoren, euskal preso askok kondena osorik beteko ez genuela ohartuta, erredentzioak kendu eta azken uneraino bete beharra inposatzen dute. Baina nola da posible, hogei urtez legala izan dena orain ez izatea? Eta horri erantzuteko gainera, 20 urtez tronpatuta ibili direla esaten dute. Ikaragarria da, aluzinantea.

Zein eragin du neurri honek euskal presoengan?

Imajinatu, hogei urte espetxean daramatzan pertsona bati ateratzear dagoenean hamar urte gehiago preso eman beharko dituela esatea. Ez dut hitzik aurkitzen egoera hori definitzeko. Politikoki uler dezakezu, herri baten borrokaren parte zarela... baina maila pertsonalean... izugarria da. Zure familia zain dago, zuk ere, nahi gabe, etorkizunerako planak dituzu; eta azken unean, gozokia ezpainetan duzula, gozokia kendu eta hamar urteko zigorra ezartzen dizute. Gogoan dut Jose Ignacio Gaztañagari gertatutakoa; hari, atera baino bi egun lehenago esan zioten 12 urteko espetxealdia gelditzen zitzaiola.

Espetxean jipoiak jasotzea baino okerragoa, zalantza edo beldurra edukitzea da. Biharko egunak zer ekarriko duen ez jakitea... Orain, gainera, ateratzear zaudenean ere ez dakizu muga hori ere kenduko dizuten. Izua ematen du.

Hiltzeko beste era bat da hau. Gutako asko adinduak gara, urte luzez bizi baldintza gogorrenetan bizi izan gara, asko gaixorik daude... guztiok pentsatzen dugu kartzelatik aterako garela, hori pentsatzea ezinbestekoa dugulako, baina ziur nago gutako asko ez direla kalera aterako. Heriotza zigorra da hau.

Nik 20 urteko esperientzia dut espetxean. Ondo jasan dut baina, kartzelan ez dakizu inoiz zer gerta daitekeen hurrengo egunean. Burua ondo jantzia dudala uste dut baina, txarto dauden beste lagunak ikusita, bihar zuri ere gerta dakizukeela pentsatzen duzu, eta horrek beldurra sortzen du. Beste kide askori 12 urtez ere luzatu diote zigorra baina nire beldurra, nahiz eta lau urte izan, ea jasango ote dudan da.

Nola deskribatuko zenuke espetxe politikan hogei urte hauetan izandako bilakaera.

Gure amak bi seme izan ditu eta biak preso egondakoak; anaia Francoren garaian egon zen, eta amak beti errepikatzen du frankismo garaian askoz hobe bizi zirela euskal preso politikoak.

Gaur egungo bizi baldintzak oso oso gogorrak dira. Ni 1987an atxilotu ninduten, beti egon naiz herritik urrun, baina hasieran, euskal presoak nahiko elkarturik geunden. Ondoren, 1989an sakabanaketa etorri zen, eta bakartzearekin batera baldintzak ere gogortu ziren, lehenengo graduan sartu gintuzten guztiok. Nik bi orduz nuen patioa eta beste 22 orduak ziegan igaro behar izaten nituen, bakarrik. Senideekin eta funtzionarioekin soilik hitz egiten nuen. Pentsa, hitz egiten ere ahazten ari nintzela esaten zuten senideek, eta hori ekiditeko bakarrik hitz egiten nuen.

Espetxeek bertako presoen lagun eta senideekin duten harremana zaindu eta bermatu behar dutela esaten dute legeek. Baina zaindu? Oztopatu besterik ez dute egiten. Telefono deien eta eskutitzen kontrola ezartzen digute, azken urteetan bisitak izateko aukera ere ukatzen digute, sei hilabetetarako hamar lagunen zerrenda ezarriz.

Preso gaixoen afera ere hor dugu, gaixorik dagoen pertsona bat espetxean mantentzea maltzurkeria da. Pentsa, nik kartzelan pasa dudan bakarra koliko nefritiko bat izan da, eta bi aste horiek nire ibilbideko gogorrenak izan ziren. Gotzone Lopez de Luzuriaga ezagutzeko aukera izan dut eta emakume hori espetxean mantentzea... hori ez da egiten. Gaixo zaudenean, izugarri sufritzen duzu, baina zeure buruarekin baino gehiago, kanpoan daudenekin kezkatzen zara.

Sakabanaketa, dispertsioa, bizi baldintzen gogortzea... zein helburu du estrategia honek eta lortzen al du?

Espetxeak bakartu egin nahi zaitu, bai kolektiboarengandik bai eta gizartearengandik ere, dituzun lotura guztiak hautsiz. Helburua argia da, pertsona suntsitu eta birrintzea. Daukagun kontzientzia politikoa galtzera bultzatu nahi gaituzte, «garaitu naute, ezin dut gehiago, barkatu baina etxera joan nahi dut» entzun nahi dute geure ahotik. Hori da lortu nahi dutena, baina esperientzia nahiko negatiboa dute, damutze prozesuak izandako arrakasta oso txikia izan baita. Gehiago esango nuke, baztertua daukate itxaropen hori.

EPPKren egoeraz ere asko hitz egiten da, baina bere osasuna praktikak berak erakusten du; kolektiboan egon diren damutzeak oso gutxi izan dira. Oso jende desberdina biltzen gara bertan, bai zonalde, bai eta praktika militante desberdinekoak; baina horren gainetik, gure artean dagoen kohesioa oso handia da. Bizi baldintza oso oso gogorretan lortutako kohesioa da gainera.

Nola egiten zaio aurre ordea, horrelako muturreko egoerei?

Bakoitzak formula bat du, baina orokorrean irautea, irautea eta irautea da metodoa; eta beti txarrena espero duzula, biharko egunak opa dizuna txarra bada ez erortzeko. Zeure burua defendatzen ahalegintzen zara, une oro nor zaren eta zergatik zauden horrela gogoratuz. Bizi duzun egoera gogor horrek, zentzua duela esaten diozu tinko zeure buruari.

Nola kalifikatuko zenuke, sentitu duzunaz aparte, zurekin eta beste hainbat presorekin egiten ari diren hau guztia?

Badakit borroka batean, alde bakoitzak bestea ahal duenean jotzen duela; baina zinez Estatu espainoleko egoerak kezkatu egiten nau. Egia da, injustizia nabarmena dela doktrina berri hau, eta guk gogotik sufritzen ditugula erabaki horren ondorioak; baina astakeria juridiko hau egiten duena berez degradatzen da. Boterean daudenak eta legeak egiteko ahalmena ere euren esku dutenean, ez dituzte beraien legeak ere betetzen. Ez da zinismoa, benetan arduratzen nau Estatu espainolean horrela bizitzea. Zulo horretatik berdemokratizatzea ez da erraza, horrelako astakeriak egiteko gai denak ez du amaiera onik izango, ziur. Gainera, injustizia horien aurrean entzungorrarena egitea harrigarria gertatzen zait. Eta horrelakoxeak hemen ere baditugu, EAJ ere injustizien aurrean isilik geratzen da; ez isilik bakarrik, ilegalizazioaren aferan kasu, egoeraz baliatu egiten da.

Hogei urteren ostean nola aurkitu duzu Euskal Herria, zein egoerarekin egin duzu topo?

Hainbat gauza asko aldatu dira, ni bilbotarra izanik nire hiria asko aldatu dela esan beharra dut; esaterako, rotondek txundituta utzi naute, herri guztia rotondaz josi dute!... Ez, egia esan, espero bezala aurkitu dut. Beti esaten da lehen jende gehiago mugitzen zela, baina hori ez da horrela, frankismo garaian ere lau katu mugitzen ziren, eta gero gauzak ondo joanez gero, jendea batzen zen. Oso egoera politiko gogorra ikusten dut. Estatu espainolak ez badu ikusten eta onartzen hemen erabakitze eskubidea duen herri bat dagoela.... asko hitz egin dezakegu, posizioak hurbildu... baina konpontzeko borondaterik ez dago, hori argi dago. Arazoak, sakonera joz konpontzen dira eta Euskal Herrian ere, erabakitze eskubidea errespetatzea da bidea. Erraza da, baina askok ez dute horretaz konturatu nahi.

Ezkor nagoela dirudi, baina txiste baten bidez azaldu nahiko nuke nola ikusten dudan Euskal Herriaren aldeko borroka: «Tipo bati galdetzen diote ea zer den munduan gehien gustatzen zaiona, eta honek pokerrean jolastea eta galtzea dela erantzuten dio; besteak harrituta, irabaztea zergatik ez ote zaion gustatzen galdetzen dio, eta barrez erantzuten dio hori ia sekulakoa izango zela», kar, kar. Horixe da nik uste dudana, Euskal Herriaren alde jokatzeak bakarrik merezi du, ez dakigu etorkizunak zer opa digun, baina saiatzen ez bagara triste geldituko gara. Beharrezkoa da jokatzea.

Zein mezu helarazi nahiko zenieke euskal herritarrei eta euskal alderdi politikoei?

Hainbat alderdi politikorengan konfiantza galdu dut; hala ere, hainbestetan errepikatzen badute demokratak direla, EAJ edo EA adibidez, Estatu espainolak bere funtzionamendu juridikoaren oinarriak suntsitzen ari denean, ezin dira isilik gelditu; ezta mezu sasi deskaifeinatuak egiten aritu. Herritarrei aldiz, pokerrean jokatu behar dela esan nahi diet, jokatzeak merezi duela. Gure ideiak eta gure herriaren askatasunak merezi du; arraroa izan daiteke, baina hori da gure ametsa eta bizitza ilusioren batekin bizi behar dugu; eta horixe bada gurea, ba aurrera! Ez dugu besterik.

E-bizkaia erabiltzaileak esan du...

2008/04/23
Euskal preso politikoen alde egindako lanagatik, Auzitegi Nazionalean epaitzen ari diren pertsonekiko elkartasuna adierazi du LABek.

Berriz ere espainiar Auzitegi Nazionalean dozenaka euskal herritar epaituko dituzte; akusazioak larriak dira eta eskatzen diren kartzela zigorrak ere ez dira hutsaren hurrengoa.

Epaiketa hau ez da lehenengoa; izan ere, honen aurretik izan dira kolektiboak eta pertsonak sistematikoki kriminalizatu, jazarri, epaitu eta kondenatzeko antzeko prozesuak. Kolektibo eta pertsona horiek euskal ezker independentistan inplikatu eta lan politikoa eta solidarioa egiteagatik epaitzen ari dira.

LABek elkartasuna helarazi nahi die auziperatutako guztiei; Espainiar Estatuak, lehen PPren eskutik eta orain PSOE buru duela, euskal independentismoaren aurka abiarazi duen estrategiaren barruan kokatu behar baitugu auzi berri hau.

Halaber, gatazka luzatzea besterik ez dakarren errepresio eta kriminalizazioren alde Estatuak egin duen apustua ere salatu nahi dugu. Baina gatazka soilik konpondu ahal izango dugu errotik helduz gero eta elkarrizketa eta euskal herritarren borondatea errespetatuz.

LABek kontzentrazioa egingo du ostiralean Donostian egoera hau salatzeko.

E-bizkaia erabiltzaileak esan du...

Harremana :
RSS :
Bilaketa aurreratua :
Hautatu hizkuntza:
eu :
es :
fr :
en :


Hasiera
Paperezko edizioa
Gaiak
Denda
Euskal Herria :
Ekonomia :
Kultura :
Kirolak :
Mundua :
Azken ordua :
Agenda :
Farmaziak :

--------------------------------------------------------------------------------

2008ko irailaren 11a
Hemeroteka
GARA > Azkenak > Euskal Herria
OFENSIVA CONTRA LOS PRESOS POLÍTICOS VASCOS

El Gobierno español pretende imponer 20 años de libertad vigilada a los presos tras cumplir condena
El PSOE viene informando en las últimas semanas de que impulsará medidas más duras y restrictivas contra los presos políticos vascos que los que está planteando el PP en las negociaciones que vienen manteniendo desde julio para ahondar en su estrategia contra los represaliados. Ahora, anuncian que los ex prisioneros estarán sometidos a control hasta 20 años.

11/09/2008 9:00:00

MADRID-. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero propondrá que la reforma del Código Penal que tiene previsto impulsar partir de otoño recoja que los prisioneros políticos vascos puedan permanecer hasta 20 años en libertad vigilada después de abandonar la cárcel. El Gobierno del PSOE, además, impulsará que "los delitos de terrorismo más graves, como los asesinatos, no prescriban".

Los ministros españoles de Justicia y de Interior, Mariano Fernández Bermejo y Alfredo Pérez Rubalcaba, respectivamente, comparecieron ayer en sede ministerial para dar cuenta de las nuevas medidas que impulsarán contra los represaliados políticos vascos. Bermejo y Rubalcaba anunciaron que el Gobierno del PSOE revasará con creces las propuestas que, al respecto, ha realizado el PP en las negociaciones que mantienen ambas formaciones políticas desde el pasado julio y cuyo acuerdo se espera sea oficializado mediante rúbrica en las próximas semanas.

Las medidas de control que propondrá el Ejecutivo del PSOE en el Congreso español podrán consistir en comparecencias judiciales periódicas, pulseras electrónicas de seguimiento y programas formativos "de reinserción". Todas estas medidas, bajo el impulso del PSOE, podrán ser implementados contra los vascos hasta durante 20 años, una vez excarcelados.

"Una pena adicional encubierta"

No obstante, ninguna de estas medidas podrá ser aplicado con carácter retroactivo, por lo que su implementación recaerá sobre los condenados una vez que entre en vigor la reforma penal.

Cabe recordar que el PP viene exigiendo desde el verano que la libertad vigilada fuese aplicada durante diez años; ahora, el PSOE propone el control se extienda hasta los dos decenios. El pasado día 5, además, Rubalcaba ya compareció expresamente para confirmar que exigencias del PP como la eliminación de calles con nombre de militantes vascos o el aumento de penas por el delito de "amenazas terroristas" se llevarán a cabo.

Sin embargo, tal y como publicó el diario "El País" el pasado 17 de agosto, expertos en Derecho Penal advierten de que la vigilancia postpena afecta a derechos fundamentales. "Colocaría al sujeto en una situación de privación de algunos de los derechos vinculados con la dignidad humana", cuestionó el catedrático de Constitucional de la Universidad de Jaén, Gerardo Ruiz Rico, a lo que añadía que ello supondría "una pena adicional encubierta".

La reforma, según los ministros, también estará dirigida contra personas penadas por pederastia y violación, sobre los que recaerá un incremento de años de cárcel y la propuesta para la castración química.

NO SERÁ RETROACTIVO

Las nuevas medidas que el Gobierno del PSOE impulsará contra los represaliados políticos vascos no tendrán carácter retroactivo, por lo que será aplicado sobre los condenados que sean juzgados con la reforma en vigor.
Cronología

Reforma 2003

Bajo el mandato del PP se fijó como límite máximo de permanencia en la cárcel 40 años, una década más que con la anterior legislación. Además, si para calcular las 3/4 o 2/3 partes de la condena antes se tomaba como base el máximo a cumplir en prisión, a partir de la fecha se realiza el cálculo sobre el máximo de la pena impuesta. Asimismo, el cambio más significativo fue la creación del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria en la Audiencia Nacional española, para centralizar, así, las directrices del Gobierno español.

2006 sentencia TS

El Tribunal Supremo español hace una relectura de la aplicación de las reducciones de la pena. Hasta entonces, el total de condenas que tenía cada persona eran refundidas, pero con la aplicación de la sentencia del Alto Tribunal obligan a los presos vascos a cumplir las penas impuestas una a una, lo que ha llevado ya a 23 presos políticos a una cadena perpetua de facto.

2006 caso de Juana

Una vez cumplida de manera íntegra su pena, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, asegura que "construirá imputaciones" contra él. De Juana se enfrentó a una petición inicial de 96 años de prisión por escribir dos artículos de opinión.

2008 "amenazas"

La declaración de una edil del PP, acusándolo de "amenazas", le basta a la Audiencia Nacional para encarcelar al vecino de Getxo Zigor Goikoetxea, donde cuentan como dato agravante ser hermano de un preso polítco.

E-bizkaia erabiltzaileak esan du...

25 años de la desaparición de Lasa y Zabala

La cal viva no enterró la guerra sucia
Aquel 15 de octubre de 1983, hoy hace justo veinticinco años, era sábado. Joxean Lasa y Joxi Zabala pasaron el día con familiares y amigos de Tolosa, como muchos otros refugiados. Nunca más les volverían a ver. Aunque muchos detalles sigan sin saberse, cien kilos de cal viva no fueron suficientes para enterrar sus restos para siempre. Su drama queda como símbolo de la brutalidad de la guerra sucia. GARA ha reconstruido la historia con las actas del juicio celebrado en 1999.


Reconstrucción: El primer crimen de los GAL

Ramón SOLA

Otro refugiado, Mariano Martínez Colomo, fue el último que se despidió de Lasa y Zabala. Los vio alejarse por la calle Tonneliers tras arrojarles desde la ventana las llaves de su coche, con el que iban a acudir a una fiesta de las ikastolas. Luego se acostó, ajeno a lo que pasaba cien metros más allá. En el aparcamiento, los GAL, la nueva y más trágica expresión de la guerra sucia contra el independentismo vasco, habían comenzado su labor.

«Sigamos, son txakurras»

El sábado al anochecer Baiona Ttipia es un hervidero. Muchos familiares y amigos se acercan a pasar unas horas con los refugiados. La ronda se prolonga y se suceden los encuentros casuales, pero no todos son gratos. En una bocacalle asoma un vehículo de color claro, con dos personas dentro que les observan con detenimiento. Lasa confirma la sospecha general:

-Sigamos, son txakurras.

Su hermano Migel Mari retiene la imagen de uno de ellos, el que se sienta en el lugar del copiloto: una persona fuerte, con barba de una semana. En realidad, la presencia policial española al otro lado de la muga es cada vez más llamativa.

La vida diaria de los exiliados vascos en Baiona se va complicando. Esa misma tarde, los dos amigos se encuentran y se citan para el lunes con Juantxo Nafarrate, que trabaja en el Comité de Refugiados. Unas semanas antes Lasa y Zabala se han topado con un control de la PAF en Sokoa y han terminado en comisaría. Les acusan de tener caducados los papeles. Ambos se quejan de que a los vascos no se les trate como a otros refugiados políticos, por ejemplo, a los polacos, que no sufren un control tan severo.

Desaparecidos sin rastro

El lunes 17 de octubre, Martínez Colomo madruga para ir a trabajar. Le resulta extraño que ni Joxi ni Joxean le han traído las llaves del Renault 4 que les prestó, pero el coche está en su sitio. La sorpresa crece cuando se encuentra la puerta del conductor abierta y una cazadora tirada en el asiento trasero. No tarda en reconocer la prenda, granate. La llevaba puesta Joxi cuando se despidieron, 30 horas antes. En uno de los bolsillos hay un puro roto. Junto a la cazadora, un mechón de cabello moreno.

Martínez Colomo y Nafarrate se mueven rápido. Hablan con un comisario francés llamado Bosley, que les pide que no se precipiten, que ya aparecerán, que igual se han ido a América. La noticia corre de boca en boca entre los refugiados. En Tolosa, las familias comenzarán a pensar lo peor el martes, cuando los noticiarios escupen otra noticia sospechosamente similar: cuatro policías españoles han sido detenidos en Hendaia al intentar secuestrar a un refugiado. Joxe Mari Larretxea se ha llevado una buena paliza. Algo desconocido hasta entonces se está cociendo en Ipar Euskal Herria.

La cumbre de Guadarrama

Tres meses antes de todo esto, el gobernador civil de Bizkaia, Julián Sancristóbal Iguaran, entra en un hotel situado en la sierra de Guadarrama. A la cita han sido convocados varios dirigentes del Ministerio del Interior y del PSOE que tienen algo que decir en la lucha contra ETA. El Gobierno de Felipe González, recién estrenado, tiene este tema en sus prioridades. Sancristóbal resume su diagnóstico:

-El sur de Francia es un burladero.

Hay gestos de asentimiento. Los argumentos se solapan. Para los intervinientes, el Gobierno francés muestra una actitud intolerable, más aún viniendo de un «vecino y amigo». El número dos de Interior, Rafal Vera, se queja de que algunos empresarios pagan el «impuesto revolucionario» en calles y bares de Lapurdi, Nafarroa Beherea o Zuberoa: «Eso lo sabemos nosotros y lo sabe todo el país».

El Ministerio de Interior francés de Gaston Defferre ha hecho un guiño al PSOE abriendo la puerta a futuras extradiciones, pero en esta primavera de 1983 en la balanza todavía pesa más la tradición francesa como tierra de asilo político.

Cita en casa de Galindo

Corre agosto de 1983. Es el segundo verano en Gipuzkoa para el guardia civil José María Velázquez Soriano, que ese día recibe la orden de acudir a una reunión con una localización sorprendente:

-No será aquí, en la Comandancia, sino en casa del comandante Galindo.

Horas después, una docena de guardias civiles tiñe de verde la vivienda del comandante, un piso más en el fortín de Intxaurrondo. La introducción hecha por otro mando aumenta la sorpresa de Velázquez Soriano:

-Ahora os va a hablar el comandante. Escuchadle con total atención. Y si después alguno no quiere seguir aquí, que lo diga y se marche.

El mando más respetado del cuartel aborda el asunto sin rodeo alguno:

-Hemos sido elegidos para dar puñaladas a ETA, pero no como lo hacemos hasta ahora, sino de otra forma. Se trata de pasar a Francia, no de forma legal porque no podemos hacerlo así. Pasar y hacer allí lo mismo que hacemos aquí.

«Dar el golpe y venir»

Pedro Gómez Nieto es el hombre del Cesid en Intxaurrondo. El sargento duda de los planes del comandante, y decide plantear sus reticencias cara a cara:

-Vamos a ver, mi comandante. Nosotros vamos allí, quitamos a una persona de en medio, eso es lo de menos. Usted sabrá qué ganamos con eso. Usted ya sabe que una cosa que podemos lograr es que haya diez adeptos de ETA que se apunten a raíz de eso. ¿Se ha pensado qué publicidad se le va a dar? ¿Qué cobertura pública?

-Ninguna, nada.

-Y la gente, ¿qué pensará?

-Que piense lo que quiera, nosotros no vamos a decir ni pío.

-¿Y eso no puede hacer que se quiten de en medio?

-Claro. Cuando menos se lo esperen preparamos otro golpe, a los tres meses, cinco meses, etcétera, y damos un segundo golpe. Luego, a los siete meses damos un tercer golpe, y luego al año, o cuando sea conveniente... Es decir, nosotros... es actuar sobre ellos lo mismo que ellos hagan sobre nosotros, sin reivindicar nada.

«Han caído dos peces»

Volvemos a la noche del 15 de octubre de 1983. Mientras un coche sospechoso recorre las calles estrechas de Baiona Ttipia, un convoy de la Guardia Civil es atacado con una bomba cuando transita por Oñati. Uno de los agentes, destinados en el cuartel de Aretxabaleta, es golpeado por una piedra en la cabeza y muere en el acto.

Julen Elgorriaga ejerce como gobernador civil en Gipuzkoa. Pese a que ya es medianoche, rápidamente se pone en camino hacia el hospital de Arrasate. La noche es larga, y los representantes oficiales no emprenden camino de vuelta hacia Donostia hasta las seis de la mañana. Elgorriaga viaja con Galindo y con un policía de confianza de escala básica, Angel López Carrillo. Cerca de Soraluze, los acompañantes de Galindo le instan a telefonear con urgencia a Intxaurrondo. El comandante entra en el Ayuntamiento, hace una llamada y vuelve al vehículo. Allí, López Carrillo escucha y graba en su mente la pregunta del gobernador y la respuesta del mando de Intxaurrondo:

-¿Ocurre algo, comandante?

-Buenas noticias. Han caído dos peces en Francia, y se los traen para acá.

Aquel argot no le es nada desconocido a López Carrillo. «Peces» es el nombre que se da habitualmente a los detenidos. Ju- len Elgorriaga sigue mostrando curiosidad:

-¿Y son peces grandes?

-Son más bien medianos, pero mejor es eso que nada.

Pistas falsas y evasivas

Pasan los meses y no hay noticia alguna sobre los dos jóvenes. Se suceden los sobresaltos. Por ejemplo, el 5 de enero de 1984 un comunicante anónimo telefonea a la redacción de «Egin» en Hernani y asegura que la Cruz Roja del Mar ha rescatado un cadáver junto al Kursaal. Es otra pista falsa más.

Para entonces, los GAL ya son noticia. Las siglas han sido estrenadas con el secuestro de Segundo Marey. El Gobierno del PSOE comienza a ser interpelado, y opta por las evasivas. El director de Seguridad del Estado, Rafael Vera, proclama en tono seguro que «no sabemos nada de los GAL, no esperábamos que surgiese nada así. Estamos tratando de buscar alguna información en colaboración con la Policía francesa, que, por otro lado, tampoco nos ha dado muchos datos». El ministro Barrionuevo propone incluso no precipitarse en las indagaciones. Tras incidir también en que lo que está ocurriendo es «muy inesperado», aboga por «tomar un poco de distancia temporal para poder hacer un análisis más efectivo».

El Gobierno francés mira a otro lado igualmente, aunque algunos medios, como ``Le Monde'', apunten ciertas responsabilidades tras las muertes de Ramon Oñederra, Kattu, y Mikel Goikoetxea, Txapela: «Si bien no se puede acusar al Gobierno de Madrid de organizar deliberadamente estos raids de castigo, cada vez se excluye menos que estén montados por medios policiales españoles», dice un editorial.

Alicante, 20 de enero

Nieves Martínez Martínez es locutora de la Cadena Ser de Alicante. El 20 de enero de 1984 se dedica a poner discos de los 40 principales y a enlazar las canciones con sus comentarios. Entre tanto, tiene tiempo de atender las llamadas telefónicas. Y recibe una que nunca olvidará.

-Escuche atentamente lo que le voy a decir. A las tres de la tarde hemos ejecutado a los miembros de ETA Lasa y Zabala. Antes de morir han pedido un sacerdote, pero no se lo hemos concedido, no se lo merecían.

La voz cita una localidad llamada Busot, habla de planes para masacrar manifestaciones de apoyo a refugiados, alude a los GAL... La reivindicación, desgraciadamente, no ha sido grabada.

Para entonces han pasado tres meses desde la desaparición en Baiona. Nadie presta excesiva atención a la llamada salvo un comentario en el programa nocturno «Hora 25». Durante muchos años, los nombres de Lasa y Zabala no aparecerán siquiera en la lista de víctimas del GAL. Y será imposible saber, hasta el día de hoy, si efectivamente aquel 20 de enero de 1984 fue el día en que les quitaron la vida.

La cara de sorpresa de la locutora es similar seguramente a la que pone Josu Mujika, un joven detenido en Tolosa, ante la alusión del guardia civil que le interroga unos días después:

-¿No sabes de dónde viene tu caída? Te lo voy a decir. Viene de la de Lasa y Zabala, ¿y sabes dónde están ésos? Muertos y bien enterrados, bien lejos.

Unos huesos en cal viva

Ramón Soriano Poveda, escopeta al hombro, se ha adentrado por un paraje perdido de Busot. Sus perros no dejan de ladrar. Al acercarse, comprueba el motivo: una especie de fosa dejada al descubierto por la lluvia y la erosión, en la que aparecen unos huesos humanos. Antonio Bru, forense, confirma el macabro hallazgo: dos cadáveres cruzados, casi completos, con los ojos y la boca amordazados, con vendas con restos de mercromina en piernas y tórax, gasas, tiritas y, lo más sorprendente, 100 kilos de cal viva alrededor. Alguien tenía mucho interés en acelerar la descomposición de los cuerpos. Unos cuerpos vendados y ensangrentados. En sus cráneos se descubren impactos de bala.

La verdad se desentierra

Han pasado once años. De repente, el PP ha puesto la guerra sucia en primera plana informativa como batalla final para descabalgar al PSOE de La Moncloa. Un veterano comisario de Alicante, Jesús García, relee los abundantes dossieres de prensa sobre los GAL. Y a su mente vuelve otra vez el hallazgo nunca esclarecido de Busot. Llama al forense Bru. Los restos enterrados en cal viva siguen en la morgue del cementerio.

El comisario se hace preguntas, y todas terminan en un sí. Las balas pertenecen a la marca Geco, las mismas que mataron a Oñederra en 1983 o a Perurena y Gurmindo en 1984. La fecha del secuestro de Lasa coincide con el intento de captura de Larretxea y el tormento de Marey. Y son dos personas, como los desaparecidos. Dema- siadas casualidades.

En secreto total, se hacen las pertinentes pruebas de ADN. Son ellos. Han hecho falta once años, cinco meses y cuatro días para confirmar que Joxean Lasa y Joxi Zabala están muertos y enterrados a casi 800 kilómetros de casa.

«Me lo quedo, Pte.»

Los descubrimientos reactivan la batalla entre PSOE y PP, y en este contexto aparecen testimonios como el de Ricardo García Damborenea, ex dirigente del PSOE ahora en el PP. Su confesión pone sobre la mesa la llamada «acta fundacional de los GAL». El ex responsable del Cesid Juan Alberto Perote añade que él mismo avisó a sus superiores de que iban a comenzar los atentados contra refugiados. Fue el 28 de setiembre de 1983, apenas tres semanas antes de la desaparición de Lasa y Zabala.

Perote dice que su jefe, Alonso Manglano, escribió como respuesta: «Me lo quedo, Pte. para el viernes». Pero «Pte.» acabará siendo «pendiente» y no «Presidente».

E-bizkaia erabiltzaileak esan du...

SITUACIÓN CARCELARIA

Más de 750 presos políticos por primera vez en 40 años
Hay que remontarse casi 40 años para encontrar tantos presos políticos vascos como en la actualidad. Según datos recabados por GARA, su número supera los 750 en los dos estados, de los que sólo dieciséis se encuentran cumpliendo la condena en Euskal Herria. En este contexto, Etxerat reivindicó ayer en Etxarri-Aranatz la liberación de quienes están enfermos o han cumplido la condena impuesta. Los familiares buscan «una masa social para conseguirlo».


O. L.-J. M. | ETXARRI-ARANATZ

A principios de este mes, el número de ciudadanos vascos encarcelados en prisiones españolas y francesas superaba la cifra de 750. Concretamente, el último balance realizado por del movimiento pro-amnistía, cerrado el 29 de octubre, arrojaba el dato de 755 presos políticos vascos dispersados en 82 prisiones de la geografía española y francesa. Sólo 16 de ellos se encuentran cumpliendo la condena en Euskal Herria.

Hay que remontarse hasta 1969, en la recta final del franquismo, para encontrar una situación parecida; al final de aquel año, el conjunto de los ciudadanos vascos encarcelados por motivos políticos rondaba los 860.

La diferencia más llamativa en torno a la evolución de este número se puede observar en el gráfico de la siguiente página. Unos dientes de sierra representan los últimos diez años del franquismo. La media de ciudadanos vascos presos por motivos políticos rondaba en aquellos tiempos los 300, pero esa regularidad se rompía en momento de especial convulsión política, como es el caso de 1969 o de 1975. En esas etapas los encarcelamientos se contaban en centenares, pero el gráfico demuestra que su estancia en prisión no era dilatado.

Por contra, casi cuatro décadas después se constata que esos «picos» desaparecen y los dientes de sierra se convierten en una línea continua ascendente que año a año rompe límites históricos.

Por los derechos humanos

En este contexto celebró Etxerat ayer su VIII Asamblea, en Etxarri-Aranatz. En un frontón en el que se llenaron las 750 sillas dispuestas para los familiares, el colectivo trazó las líneas a seguir, poniendo énfasis en el derecho a la libertad de los ciudadanos vascos que han cumplido condena o que se hallan gravemente enfermos. Por ello, desde Etxerat solicitaron la implicación de toda la sociedad en defensa de los derechos humanos, que en el caso de los presos son vulnerados hasta el extremo.

«Se les olvida [a los gobernantes] que estamos aquí, que exigimos la libertad de nuestros familiares. No se trata de política, exigimos que se cumplan sus derechos», aseguraron desde Etxerat.

Así las cosas, se dirigieron a toda la sociedad declarando que «queremos una masa social para conseguirlo. Queremos hacer ver la realidad que se quiere ocultar, y para romper con eso llamamos a participar en la manifestación nacional que convocamos para el próximo 3 de enero en Bilbo».

Testimonios: castigo para los presos y para sus familiares
Jone BALERDI

Juankar Balerdiren arreba

Jone Balerdik, Juankar Balerdi preso politiko lasartearraren arrebak, sakabanaketaren ondorioen lekukotasunik gordinenetakoa eman zuen atzoko ekitaldian. Bere gurasoek eta Iñaki anaiak Almeriako kartzelan hamasei urte preso daramatzan Juankar bisitatzera zihoazela istripu larria izan zuten, Albaceten. Ondorioz, ama eta Iñaki anaia hil egin ziren, eta aita, Joxe Balerdi, larri zauritu zen. Hiru astez Albaceteko ospitalean hil ala bizi egon zela kontatu zuen Jonek, eta ondotik Donostiara etorri ahal izan zuen arren, bertako ospitalean beste lau hilabete eman behar izan zituen etxera itzuli aurretik.

Amak, lehenago ere, bisita batean istripua izan zuela azaldu zuen, eta Juankarren emaztea den Zutoiak berriz, ezbehar larri hura gertatuz geroztik ere istripua jasan duela salatu zuen. «Erarik koldarrenean, senideak urrunduz, min egin nahi digute; beraiei, eta bai guri ere. Zutoia hilero joaten da; aita, ni eta lagunak ere joaten gara... Argi izan dezatela ez ditugula bakarrik utziko. Ez dute lortuko», adierazi zuen ozen atzo Jonek. Anaia etxetik 1.032 kilometrora dago eta Almerian preso dauden gainerako kideekin dago. 11 euskal preso daude han.

Elias MINER

Imanol Minerren anaia

2002. urteaz geroztik Granadako kartzelan (902 kilometrora) dagoen Imanol Miner Hernaniko preso politikoaren anaiak, Elias Miner-ek, atzo Etxarri Aranatzen bildutako senideen izenean hitz egin zuen, beren egoeraren berri emanez: «Sufrimenduak batu egiten gaitu. Azaldu nahi dugu hemen gaudela, eta errealitate hau ezin dela ukatu. Giza eskubideekin ahoa betetzen duten horiei esan behar diegu hemen gaudela, eta gure senideen eskubide urraketak salatzen jarraituko dugula».

Horrez gain, «guzti hau bukatzeko» exijituz denen aurrean jarriko direla jakinarazi zuen: «Hor egonen gara gizartean; ahal dugun guztiengana joanen gara, sindikatuengana nahiz gainerako gizarte eragileengana, gure senideak etxera ekartzea lortzeko». Horren beharra azpimarratu eta agintariek errealitate hori «ezkutatzeko» egin duten ahalegina salatu zuten. Zentzu horretan, komunikabideen papera nabar- mendu zuten, senide eta presoen egoeraren berri ematen ez dutela-eta. Larriki gaixorik daudenek eta zigorra beteta dutenek kartzelan segitzen dutela salatu beharra dagoela azaldu eta giza eskubideak defendatzeko deia luzatu zion gizarte osoari Miner-ek.

Marta VARELA

Compañera de Mikel Gil

Marta Varela es compañera del preso político de Iruñea Mikel Gil. Este vecino de la Txantrea se halla preso desde 1992, cuando fue detenido y encarcelado en el Estado francés. Tras ser extraditado desde allí, actualmente se encuentra en la cárcel zaragozana de Zuera, aislado, a 268 kilómetros de Euskal Herria. Es uno de los catorce ciudadanos vascos que sigue cautivo pese a tener una enfermedad grave. Su compañera Marta relató lo duro que le resulta no poder estar con él en la situación por la que está pasando, y la dificultad que entraña que mejore en estas condiciones.
Varela dio cuenta de cómo hace diez días le comunicaron desde la cárcel que su compañero se hallaba ingresado en el hospital, pero tras viajar hasta Zaragoza y pasar el día allí, sólo le dejaron verlo por la tarde durante 40 minutos, como en una visita habitual.

Desde Etxerat alertan reiteradamente de que la recuperación de las personas con graves enfermedades es prácticamente imposible en las condiciones en las que se hallan en la cárcel, y reivindican el derecho a la salud de todos los ciudadanos, «independientemente de la situación en la que se hallen».

Nekane CID

Luis Mari Azkargortaren emaztea

Nekane Cid Luis Mari Azkargorta preso politiko bergararraren neskalaguna da. Azkargortak hogei urte daramatza kartzelan, eta iazko urrian zigorra osorik bete ostean kalean beharko luke, legearen arabera. Hala ere, zigorra bete ostean kartzelan beste hamar urte eman beharko zituela jakinarazi zioten. Ezusteko kolpea izan zen senideentzat, eta halakorik gerta zitekeenik ere sinetsi ezinik egon ziren. Egoera horrelakoa izanik, noiz aterako den ez jakiteak «amorru bizian» ditu, trikimailu berriak erabiliz zigorra luza daitekeela ikusita. Zuerako espetxean dago, herritik 268 kilometrora, beste presoengandik bakarturik.

Luis Mari Azkargorta 1988an atxilotu zuten eta 2003an baldintzapeko askatasunean kalera atera zen. Hala ere, eta kanpoan emandako hamaika hilabeteetan sinatzera joan arren, berriro ere kartzelan sartu zuten, baldintzapekoa agindu zuen epailearekin «desadostasuna» argudiatuta.

Zigorra betea duten 34 euskal presori luzatu diete kartzela zigorra, 2006an indarrean jarritako 197/2006 doktrina baliatuz. 30 urteko kartzela zigorrekin «bizi arteko zigorra» ezartzen zaiela salatzen du Etxerat-ek.

Manu ERRAZKIN

Padre de Oihane Errazkin

Las condiciones a las que son sometidos los presos políticos vascos han provocado demasiadas veces su muerte en la cárcel. Es el caso de la joven donostiarra Oihane Errazkin, que en julio de 2004 apareció sin vida en la celda de Fléury-Mérogis, a 911 kilómetros de Euskal Herria. Tal y como ha venido haciendo en numerosas ocasiones, su padre, Manu Errazkin, denunció que estas muertes son consecuencia de políticas penitenciarias «que aumentan las medidas para infligir más sufrimiento». Además de estar privados de libertad, la dispersión que los aleja a cientos de kilómetros y el aislamiento que padecen dentro de la propia cárcel lleva a una situación difícil de soportar.

Subrayó que esta situación es «un castigo añadido» tanto para los encarcelados como para sus familiares; este año han sido diez los accidentes de familiares que iban a visitar a sus allegados y en los últimos 20 años de dispersión 16 familiares han perdido la vida en esos viajes. Seis presos han fallecido en la cárcel por enfermedad; otros siete lo han hecho al poco de ser llevados a casa «a morir», como denuncia Etxerat; y ocho se han quitado la vida en prisión.