2013/11/04



EL COMITÉ INFORMA
El martes 29 de octubre el Comité se reunió con la dirección de la empresa al objeto de tratar varios temas entre los cuales estaba incluido el tema de categorías.

Según datos de la empresa, este año  se ha evaluado al 100 % del personal, aunque faltan por hacer las entrevistas pertinentes  donde se explica la evaluación al trabajador  (se han hecho 415 entrevistas y faltan 44) a  un 9% de la plantilla que de alguna manera “cierran el proceso”. De la gente que falta por hacer la entrevista y en función de la información que transmite la empresa, solo  10-12 personas podrían verse afectados por la evaluación dado que el resto ya esta en niveles salariales de consolidado ( por salarios que tenían desde antes de la aplicación del sistema).

El resto de alrededor de 50 personas que conforman el total de la plantilla, está compuesto por trabajadores en contrato relevo o jubilación parcial, y trabajadores por encima del nivel 6 que se rigen por este sistema .

En cuanto a los resultados de las evaluaciones, la dirección ha comentado que 10 personas de diferentes departamentos subirán de nivel, uniéndose estos a los 146 trabajadores que ya están instalados en el nivel consolidado dentro de su categoría correspondiente.

En cuanto a la obligación de dar la evaluación al trabajador  o no (dar la evaluación “en papel” no solo comunicarla) la dirección dice que no tiene problema en hacerlo si el trabajador se lo solicita al RUN correspondiente a su sección o área de trabajo.

Desde el Comité tenemos claro que un sistema que solo propicia el cambio de categoría de 10 personas es sinónimo de que no funciona, porque nos consta que la mayoría de profesionales de esta empresa desarrolla su trabajo con absoluta profesionalidad, y supliendo la mayoría de las veces la falta de formación y de medios técnicos con iniciativa y compromiso. Se supone que este sistema busca incentivar aún más el desarrollo profesional del personal y a este paso lo que va a conseguir es justamente el efecto contrario, desmotivar a la gente, y que se extienda la percepción (con razones fundadas) de que el sistema de categorías se ha diseñado e implantado para justamente el objetivo contrario que se supone debe perseguir, es decir para servir de tapón que bolquée de manera documentada y “científica “ el lógico desarrollo profesional de las personas y su consiguiente reflejo salarial.

Al final todo lo que le cuesta dinero a la empresa…es un si..pero…..NO !!.

Por nuestra parte hemos solicitado otra reunión con la empresa donde con mas datos en la mesa (cuales son los aspectos concretos que se han valorado, que nivel de conocimiento se ha requerido a cada grupo, etc) y ejemplos concretos podamos llegar a “demostrar” que este sistema como se esta aplicando no es valido.

 
Abadiñon 2013ko azaroaren 4an

iruzkinik ez: